2.    REVISIÓN DE LAS INSTALACIONES DE GAS NATURAL 

El Artículo 144 de la Ley 142 de 1994 dispone, entre otras cosas, que en cuanto se refiere al transporte y distribución de gas, los contratos pueden reservar a la empresas, por razones de seguridad comprobables, la calibración y mantenimiento de los medidores. 

Por su parte, el artículo 145 de la Ley 142 de 1994, señala que los prestadores de servicios públicos, por iniciativa propia, deberán hacer en cualquier tiempo revisiones rutinarias al medidor y a las acometidas, para verificar su estado, su funcionamiento y realizar las normalizaciones del caso que aseguren una adecuada medición del consumo. Por su parte, en el Código de Distribución de gas Combustible por Redes, Resolución CREG 067 de 1995, se señaló lo siguiente: 

V.5.1 Revisión a las instalaciones y medidores del usuario. 
5.23. El distribuidor estará obligado a inspeccionar las instalaciones del usuario periódicamente y a intervalos no superiores a cinco años, o a solicitud del usuario, consultando las normas técnicas y de seguridad. Realizará pruebas de hermeticidad, escapes y funcionamiento, a fin de garantizar el cumplimiento de las condiciones de este Código y de los contratos que se suscriban con el usuario. El costo de las pruebas que se requieran, estarán a cargo del usuario. (…)”. 

De igual forma, la norma señala que la empresa deberá colocar una etiqueta visible donde conste la fecha de revisión y deberá emitir una constancia al usuario. 

Cuando el distribuidor requiera revisar las instalaciones del usuario o realizar visitas técnicas de revisión e instalación o retiro de medidores, el usuario deberá acceder a esta solicitud previa notificación por escrito. 

Por lo anterior, para efectos de las revisiones técnicas debe existir una notificación previa por parte de la empresa al usuario, en razón a que se requiere ingresar al inmueble para efectos de realizar las pruebas de hermeticidad, escapes y funcionamiento. 

De igual forma, el numeral 5.25 del citado Código de Distribución de Gas Combustible por Redes, establece el deber que tiene el usuario de permitir la revisión de las instalaciones por parte del distribuidor, o las visitas técnicas de revisión, instalación o retiro de los medidores; a esta solicitud por parte del distribuidor debe acceder el usuario, previa notificación por escrito. 
En desarrollo de lo anterior, los numerales 5.16 y 5.17 del Código en mención, establecen las facultades que tiene el distribuidor, para los eventos en que surgen causas de la suspensión o terminación del servicio: 

5.16. El distribuidor tendrá derecho a suspender o descontinuar el servicio por cualquiera de las siguientes razones, previa notificación al Usuario en forma escrita o mediante aviso de prensa: (...) 
(iii) Si a juicio del distribuidor, la instalación del usuario se hubiera tornado peligrosa o defectuosa.(...) 
5.17. El distribuidor o el comercializador tendrán derecho a suspender o descontinuar el servicio por cualquiera de las siguientes razones, previa notificación al usuario:(...) 
(viii) En caso de que se impidiera injustificadamente al distribuidor o el comercializador el acceso al medidor u otras instalaciones del servicio, o se obstruyera el acceso a las mismas, o dicho acceso fuera peligroso;(...)” 
De esta manera, se concluye que las empresas distribuidoras de gas combustible por red, se encuentran facultadas para suspender o descontinuar el servicio, si a su juicio la instalación del usuario se torna peligrosa y defectuosa, y más aún cuando el usuario impide injustificadamente el acceso al medidor u otras instalaciones, o se obstaculiza el acceso a las mismas. 
Resulta también importante traer a colación lo señalado por esta Superintendencia mediante Circular Externa No. SSPD- 00002 del 23 de febrero de 2006: 

"Teniendo en cuenta que en Colombia existen alrededor de 3.800.000 usuarios del servicio de gas combustible por red de tubería y con el fin de prevenir el riesgo de accidentes contra la salud y seguridad de las personas, que pueden llegar hasta la pérdida de vidas humanas por eventos como inhalación de gases tóxicos o explosión por acumulación de gases, la Superintendencia reitera a todas las distribuidoras de gas combustible por red de tubería, la obligación de practicar la revisión a las instalaciones internas y medidor del usuario, como mecanismo idóneo para determinar la conformidad de las instalaciones internas existentes y garantizar seguridad a los usuarios. 

Finalmente, la Superintendencia advierte a las empresas de servicios públicos la importancia de adoptar en sus contratos de condiciones uniformes, las medidas tendientes a la suspensión del servicio para aquellos usuarios que no permitan realizar las revisiones a las instalaciones antes indicadas". 

Por otra parte, de conformidad con el artículo 29 de la ley 142 de 1994, la empresa puede exigir de las autoridades de policía el amparo para que cesen los actos que entorpezcan o amenacen perturbar, en cualquier tiempo, el ejercicio de sus derechos. (...)” 

Se concluye de lo expuesto, que para los eventos en que las instalaciones de los usuarios se tornen peligrosas o defectuosas, las empresas distribuidoras de gas combustible por redes bien pueden proceder con la suspensión del servicio; incluso también procede la suspensión, a fin de garantizar la seguridad de varios usuarios pertenecientes a una comunidad, cuando es la instalación de un solo usuario la que genera ese defecto y peligro y más aun tratándose de eventos en los que el usuario impide injustificadamente el acceso al medidor u otras instalaciones, o se obstaculiza el acceso a las mismas. 

De lo anterior, que la obligación y responsabilidad de la ejecución de las revisiones de que trata el artículo 5.23 de la Resolución CREG 067 de 1995 corresponde a la empresa Distribuidora. Por lo tanto, el único escenario bajo el cual el usuario tiene la oportunidad de escoger la empresa que realice la Revisión Técnica Reglamentaria (RTR), es cuando la empresa distribuidora, le ofrece alternativas ya que ha decido cumplir con dicha obligación a través de un tercero. 

En consecuencia, el distribuidor puede realizar la tarea de revisión a través de un tercero, pero en todo caso la empresa distribuidora es responsable de esta revisión. Por otro lado, la CREG ya se ha pronunciado respecto al tema que nos ocupa, en concepto S-2010-000404 del 18 de febrero de 2010, en donde se señala lo siguiente: 

(…) Al respecto, consideramos importante reiterarle lo mencionado en el radicado S-2004-002505 de esta Comisión, en el sentido de que según lo previsto en el numeral 5.23 de la Resolución CREG 067 de 1995 es el distribuidor a quien corresponde inspeccionar las instalaciones del usuario periódicamente y a intervalos no superiores a cinco años, o a solicitud del usuario. Esta disposición se encuentra vigente en esta materia, por lo tanto debe ser observada por los usuarios, empresas y público en general. 

Adicionalmente es preciso resaltar que la obligación de realizar la inspección a las instalaciones del usuario es de las empresas distribuidoras, las cuales pueden cumplir con dicha tarea directamente o a través de un tercero, siempre y cuando cumplan con la normatividad que les sea aplicable. En todo caso la empresa distribuidora es responsable de que la revisión se realice como lo exige la normatividad vigente aplicable a esta materia.(…) 

Actualmente la responsabilidad de realizar la inspección de las instalaciones internas utilizadas en el servicio de gas natural corresponde al distribuidor. Esto por cuanto las redes internas o instalaciones constituyen un elemento necesario para la prestación efectiva del servicio y las mismas deben cumplir con las condiciones de seguridad mínimas necesarias para garantizar la seguridad del mismo. 

No obstante, como lo hemos manifestado en otras oportunidades, el distribuidor puede realizar esta tares (sic) de revisión a través de un tercero, pero en todo caso la empresa distribuidora es responsable de esta revisión. Esto por cuanto de conformidad con lo dispuesto en el artículo 11 de la Ley 142 de 1994 las empresas de servicios públicos serán civilmente responsable (sic) por los perjuicios ocasionados a los usuarios.

De otra parte, como lo manifestamos en la comunicación S-2009-002612, es cierto que la Ley 142 de 1994 en su artículo 9, numeral 9.2, establece el derecho de los usuarios a la libre elección del prestador del servicio y del proveedor de los bienes necesarios para su obtención o utilización. Este derecho se manifiesta, para este caso, en la elección que el usuario hace del prestador del servicio público domiciliario de gas combustible, pero una vez ejercido, no puede pretenderse que un tercero, con el cual el prestador del servicio no tiene ningún vínculo contractual o legal, lo sustituya en el cumplimiento de sus obligaciones, sin asumir la responsabilidad por la calidad y seguridad del servicio. (…)”. Negrillas fuera de texto. 

Teniendo en cuenta lo anterior, a la fecha no se conoce ninguna regulación que haya asignado la obligación de revisión técnica de las instalaciones de gas combustible por redes, a un agente diferente al Distribuidor. 

De otra parte, hay que precisar que la Resolución CREG 108 de 1997 en su artículo 27 establece que dentro de las condiciones uniformes del contrato, la empresa establecerá los valores a cobrar por concepto de revisión de instalaciones, calibración de medidores y, en general, cualquier otro servicio que el suscriptor o usuario pueda contratar con la empresa o con terceros. 

Por tanto, es obligación del distribuidor inspeccionar de manera periódica las instalaciones de la acometida de gas y el medidor por lo menos una vez cada cinco años, cuyo costo estará a cargo del usuario, el cual además será difundido de manera amplia por el distribuidor. 

Ahora bien, en el caso de que la revisión se realice por solicitud del usuario, este deberá asumir su costo, siempre que lo disponga así el contrato de servicios públicos. En lo referente a revisiones dentro de una investigación por desviación significativa y dentro de procedimientos por existencia de presuntas anomalías, hay que precisar lo siguiente: 

·         Quien tiene la obligación de investigar el hecho dentro de una investigación por desviación significativa es el prestador, tal y como lo estipula el articulo 149 de la Ley 142 de 1994, de lo que se deriva que no se le pueda trasladar al usuario el componente económico de una obligación que se encuentra en cabeza del prestador. 

·         En el caso de procedimientos para detección de anomalías, siempre y cuando el valor o costo de la revisión este estipulado en el contrato de servicios públicos, el mismo podrá ser cobrado al usuario. 

De otra parte, en relación con los requisitos técnicos, tenemos que el título II, numeral 2.7 de la Resolución CREG 067 de 1997, señala acerca de las Instalaciones receptoras de los usuarios y aparatos de utilización para el empleo de gas combustible, que la Superintendencia de Industria y Comercio – SIC, emitirá normas de homologación para los gasodomésticos, realizando pruebas y ensayos oportunos en laboratorios autorizados para comprobar el cumplimiento de las normas e impedir la comercialización de aquellos que no hayan obtenido resultados satisfactorios en su homologación. 

Asimismo, el título II.1 (Normas Técnicas Aplicables) de la misma Resolución, determina que para todos los efectos pertinentes, al hacer alusión a normas técnicas, se refiere a las Normas Técnicas Colombianas expedidas para el efecto. En caso de no existir normas colombianas, se emplearán normas de reconocido prestigio internacional y aceptadas por el Ministerio de Minas y Energía, el cual las compilará en un Código de Normas Técnicas y de Seguridad. 

La Superintendencia de Industria y Comercio mediante Resolución 14471 de 2002, definió algunos requisitos mínimos de calidad e idoneidad de las instalaciones de suministro de gas en edificaciones residenciales y comerciales. Dentro de la citada resolución, en el literal a) del numeral 1.2.6.4.2 denominado Certificación de conformidad de instalaciones internas se establece lo siguiente: 

"la certificación de conformidad de las instalaciones existentes podrá restringirse a los requisitos referentes a la protección de las tuberías a la vista, métodos de acoplamiento y protección contra la corrosión de las mismas, especificaciones generales concernientes a la ventilación de recintos interiores, localización de los artefactos a gas, requerimientos adicionales de aire, métodos de ventilación de recintos interiores, espacios no confinados, espacios confinados, especificaciones para la construcción de celosías, rejillas y conductos para la ventilación de recintos interiores y conductos para la evacuación de productos de la combustión, en las condiciones previstas en el numeral 1.2.6.3 de este capítulo". 

De igual forma, el literal b) señala que la revisión periódica contenida en el numeral 5.23 de la Resolución CREG 067 de 1995 - Código de Distribución - se entenderá surtida con la expedición de la certificación de conformidad de la instalación existente, según lo señalado en ese reglamento, y por lo mismo su costo se entiende comprendido en el valor previsto para la revisión periódica. 
Ahora bien, en lo referente al cargo por la realización de la actividad de revisión de instalaciones, hay que precisar que este debe comprender los costos en que incurre la empresa por llevar a cabo los procedimientos correspondientes. 

En la actualidad, el cargo por concepto de esta revisión esta bajo el régimen de libertad vigilada, en razón a que no existe norma expedida por parte de la CREG que regule el cargo por esta actividad. Es decir, existe libertad para que el distribuidor defina de manera autónoma esos costos, los cuales, sin embargo, deben corresponder de manera cierta a las erogaciones hechas por la empresa en el proceso de revisión, pues sería injustificado desde el punto de vista jurídico y económico, trasladar ineficiencias de las empresas a los usuarios. 

De otra parte, en lo referente a la obligación del usuario de realizar las reparaciones sugeridas en la visita técnica de revisión de las instalaciones, tenemos que el Código de Distribución señala lo siguiente: 

2.19. Toda instalación deberá cumplir con las normas técnicas o de seguridad correspondientes. El distribuidor no podrá distribuir gas natural o GLP en ninguna instalación interna o tanque estacionario de almacenamiento que no cumpla con estas normas. De hacerlo así, se hará acreedor a las sanciones correspondientes que determine la Superintendencia de Servicios Públicos, sin perjuicio de las sanciones civiles o penales a que haya lugar. 
V. 5.2. Suficiencia y seguridad de instalación del usuario. 
4.20. La distribuidora deberá rehusar la prestación del servicio, o descontinuar el mismo toda vez que considere que una instalación o parte de la misma es insegura, inadecuada, o inapropiada para recibir el servicio, o que interfiere con, o menoscaba, la continuidad o calidad del servicio al usuario o a otros usuarios.

IV.5.4. Mantenimiento de la instalación del usuario. 
4.22. Toda instalación del usuario será mantenida por éste en las condiciones requeridas por las autoridades competentes y por el distribuidor.” 

De lo expuesto se concluye que el usuario tiene la obligación de realizar las reparaciones que indique la empresa Distribuidora para efectos de que la instalación sea segura, adecuada y apropiada para recibir el servicio.