2. RESERVA DE LOS LIBROS Y PAPELES DEL COMERCIANTE

De conformidad con el numeral 15.1 del artículo 15 de la ley 142 de 1994, pueden prestar servicios púbicos, entre otras personas, las empresas de servicios públicos. Por su parte, el artículo 19 de la ley 142 de 1994 regula lo relativo al régimen jurídico de las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios, y de manera particular el numeral 19.15 establece:

"En lo demás, las empresas de servicios públicos se regirán por las reglas del Código de Comercio sobre sociedades anónimas".

A este respecto, es necesario precisar que cuando la ley 142 de 1994 se refiere a las empresas de servicios públicos, está hablando de las sociedades por acciones sometidas al régimen jurídico previsto en el artículo 19 de la ley 142 de 1994. De tal suerte que aquí no estarían incluidas las empresas industriales y comerciales del Estado. Con relación a estas, el artículo 85 de la ley 489 de 1998 indica que, “Las disposiciones legales que protegen el secreto industrial y la información comercial se aplicarán a aquellos secretos e informaciones de esa naturaleza que desarrollen y posean las empresas industriales y comerciales del Estado”. No es claro si cuando el artículo 85 habla de información comercial se está refiriendo a algún tipo de información estratégica o confidencial, o simplemente hace referencia a la que en el Código de Comercio se denomina libros y papeles del comerciante.

Con fundamento en el artículo 19 de la Ley 142 de 1994, a las empresas de servicios públicos se les aplican, entre otras disposiciones del Código de Comercio, el artículo 48 a 67 que regulan lo relacionado con los libros y papeles del comerciante. Los artículos 48 y 49 del citado Código señalan que son los libros y papeles del comerciante, entre otros, los libros contables, sus soportes, los libros que deban registrarse (artículo 126 del Decreto 2649 de 1993), como los de accionistas y similares (artículo 130 del Decreto 2649 de 1993), los libros de actas de junta directiva y de asamblea de accionistas (artículo 131 del Decreto 2649 de 1993).

Por su parte, los artículos 61 a 67 del Código de Comercio, regulan de manera especial lo relativo a la reserva y exhibición de libros de comercio, los cuales no podrán examinarse por personas distintas de sus propietarios o quienes estén autorizadas para ello, para los fines indicados en la Constitución, y mediante orden de autoridad competente. El artículo 63 del citado Código, dispone que los funcionarios de las ramas jurisdiccional y ejecutiva del poder público, pueden ordenar de oficio la presentación o examen de los libros y papeles del comerciante en los eventos allí señalados.

De otro lado, el artículo 48 de la Ley 222 de 1995 concede a los socios el derecho de inspección de los libros y papeles de la sociedad, en los términos establecidos en la ley, en las oficinas de la administración que funcionen en el domicilio principal de la sociedad, y hace expresa excepción de aquellos documentos que versen sobre secretos industriales, o cuando se trate de datos que de ser divulgados puedan ser utilizados en detrimento de la sociedad.