7. AJUSTE DE LAS GARANTÍAS

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 6 del Decreto 3130 de 2003, cuando el promedio del consumo del arrendatario fuere superior al del estrato, la empresa podrá ajustar hasta una vez al año el valor de la garantía de acuerdo con los promedios de consumo del arrendatario, considerando los tres últimos periodos de facturación del mismo. Para estos efectos, la empresa deberá notificar al arrendatario que debe modificar la garantía o depósito.

Ni la Ley 820 de 2003, ni el Decreto 3130 de 2003 se refieren a cuales son los efectos en caso que el arrendatario no ajuste la garantía. Ante el silencio de la ley, lo aconsejable es que la empresa también notifique al arrendador sobre la necesidad de que el arrendatario ajuste o modifique la garantía, con el propósito de que el arrendador también le pueda solicitar al arrendatario hacer el ajuste.

En conocimiento del arrendador de la necesidad de ajuste o modificación de la garantía constituida, debe tenerse en cuenta que si se produce mora en el pago de los servicios públicos por parte del arrendatario e igualmente este se abstiene de ajustar la garantía en

los términos solicitados por la empresa, el arrendador podrá ser solidario respecto de la suma que exceda las garantías inicialmente otorgadas, siempre que la empresa hubiere cumplido con su obligación legal de suspender el servicio cuando se dan las condiciones previstas en el parágrafo del artículo 130 de la Ley 142 de 1994.

Por el contrario, si la empresa no le informa al arrendador sobre la necesidad de ajustar las garantías y se produce mora y este valor no alcanza a cubrirse con la garantía, la omisión de la empresa rompe la solidaridad respecto de dichos valores excedentes.